Introducción

Los pacientes con dificultades de deglución (PDD) forman un amplio colectivo perteneciente a diferentes especialidades médico-quirúrgicas, como pediatría, cuidados intensivos, geriatría, cirugía digestiva y maxilofacial, neurología, geriatría y cuidados paliativos, entre otros.
Los problemas de deglución pueden estar relacionados con enfermedades de las áreas superiores de la boca y la faringe con lo que hablamos de disfagia orofaríngea, síntoma que se refiere a la dificultad o incomodidad para formar y/o mover el bolo alimenticio desde la boca al esófago.
También puede deberse a disfunciones esofágicas. Puede originarse por alteraciones estructurales que afectan a la anatomía de la orofaringe y esófago o que obstaculizan el paso del bolo o bien por alteraciones funcionales que afectan a la propulsión del bolo o a los reflejos de la deglución (1).
La disfagia es muy frecuente en las enfermedades neurológicasy neurodegenerativas. Afecta al 30% de los pacientes que han sufrido un accidente cerebro vascular (ACVA),  al 40% de los pacientes con miastenia gravis o esclerosis múltiple, a más del 50% de los pacientes con Parkinson o con esclerosis lateral amiotrófica y al 85% con Alzheimer. También está presente en otras enfermedades como tumores del área orofaríngea o esofágica, divertículo de Zencker, estenosis por radiación o productos químicos o farmacéuticos, cuerpos extraños, acalasia, etc.Afecta con más frecuencia al anciano, donde se ha estimado una prevalencia de disfagia del 56-78% en pacientes institucionalizados (1).
La disfagia afecta más de 18 millones de adultos de EE.UU y se calcula que esta cifra aumentará en los próximos años como consecuencia del envejecimiento de la población. Centrándonos en la disfagia a medicamentos diversos estudios han puesto de manifiesto que alrededor de un 40% de los adultos presentan una disfagia fisiológica que hace que presenten cierta dificultad para tragar las formas orales sólidas de medicamentos. Además, existen pacientes con una dificultad patológica, que ocasiona problemas de cumplimiento de la medicación bien por retrasos en las tomas u omisiones en las mismas debido al temor que experimentan al acto de deglución. Este cumplimiento mejora si se utilizan comprimidos dispersables que son preferidos por los PDD a los comprimidos convencionales (2)
Pero no siempre existen formulaciones adecuadas para todos los medicamentos y aquí es donde entra la figura del farmacéutico. En el ámbito hospitalario, el papel de los Servicios de Farmacia consiste en proporcionar una atención farmacéutica a los PDD. Esta coincide en algunos aspectos con la atención que se realiza al paciente con nutrición enteral, donde el farmacéutico colabora con las unidades de nutrición artificial detectando, entre otros roles, problemas relacionados con la administración de medicamentos por SNG (3). Se ha hablado de formar equipos multidisciplinarios de disfagia donde participarían diversos profesionales como cirujanos, geriatras, neurólogos, dietistas, otorrinolaringólogos, enfermeras, logopedas, etc.(1) y donde también tendría cabida el farmacéutico por su conocimiento de los medicamentos, sus distintas presentaciones, las posibles equivalencias terapéuticas, las vías alternativas de administración y los aspectos relacionados con la administración segura de estos preparados (4). Esta labor se puede ampliar con la propia elaboración del medicamento, la selección y adquisición de la forma farmacéutica idónea, su distribución en el hospital, la intervención farmacéutica para adaptar el medicamento a lasnecesidades individuales del paciente y por último un sistema resolución de consultas como actividad enmarcada dentro de la información de medicamentos.
Puede descargar los siguientes capítulos en formato pdf:

Capítulo 1: Atención Farmacéutica al paciente con disfagia

Libro Mejorar Deglucion 2012